Cada luenga, un trocet de reyalidat

Ya fa tiempos que vai estudiar el funcionamiento del cerebro, u lo que se conoix d’éll. D’entre totas las cosas me van soprender dos puestos que se dicen Aria de Broca y Aria de Wernicke. Per desgracia, tot lo que se conoix sobre las suyas funcions ye per las privacions que provoca la suya patolochia, quiero dir, un ictus a l’Aria de Broca te provocará unas alteracions relacionadas con la suya función. Sabem que los estimulos visuals se procesan en la toça perque l’alteración de ixe puesto da cegera y no hi veyes res.

Pues ben, una lesión a l’Aria de Broca te fa una patolochía que se diz Afasia de Broca, esto ye, podrás enteder tot lo que te digan, pero quan quieras parllar, no podrás entender lo que te digan, ni entrefilar palabras ni transmitir-las correctament, ixo onque tiens tot el sistema necesario p’articular-las intacto y a la tuya ment las ideyas prou cllaras. Ye allucinant ¿no? Dende ixe momento en el que vai comprender esto, me vai pllantear muitas vegadas cosas de cómo funcionan las palabras y la llengua en cheneral. ¿Qué son? ¿Cómo treballan? ¿Cómo podem fer servir un sistema tan complexo de sonius en nombre de las abstraccions que fem a la nuestra cabeça? Las palabras no son pas, solament sorolls ordenaus. Son el refllexo de conceptos y percepcions. Las fem servir pa transimir, ixo ye cllaro, pero tamé las podem fem servir pa comprender nusatros mesmos.

El ser humano ye un animal con delirios de grandeza que no ye capaz de imachinar-se més allá d’ixo que no conoix. Muitas vegadas he pensau esto y de contino arribo t’al mesmo puesto. No importa lo que feigas, al fin y al cabo solo yes un conchunto de cablles y no puez salir d’astí. Pero lo que sí que puez fer ye amplliar ixas fronteras. M’expllico: per cada vegada que conoixes bella coseta nueva, obtiens material pa arribar més allá, pa expllotar la creatividat y superar ixas fronteras, que, manimenos mai desaparixen del tot. D’esta traça el cine, la pintura, la lliteratura, los viaches u la musica te amostran conceptos que siempre hi han estau astí, pero en los que no has parau cuenta. Pues de la mesma traça treballa la llengua. No se puede expresar un concepto que no se conoix pas, onque este exista. Per cada vegada qu’ aprendem una palabra, una construcción en una llengua que no ye la que fem servir de contino, sino que l’ hem aprendiu, descubrim nuevos conceptos a los que no hebam parau cuenta. Vivim enmarcaus a las fronteras de las nuestras palabras y a la nuestra sintaxis, pero ye obvio que la traça de pensar no ye la mesma si escribes d’alto a baixo, u de izqueirda a dreta, u si fas servir un alfabeto de lletras unicas o tiras de silabarios, si decllinas de 4 u de 6 traças, per mui globalizau que se trobe el mundo. Cada llengua tiene una base de pensamiento distinta, un angulo d’análisis de realidat diferent. Con cada nuevo concepto aprendiu la tuya imachinación s’estironguea una miqueta mes y la tuya ment conoix ideyas que hasta ixe momento ni sisquiera habebas podiu imachinar. Perque si que ye verdat que “Un vaso ye un vaso y un pllato ye un pllato” pero no tenim que cayer al simplismo de pensar que las palabras en otra llengua son meras traduccions de la nuestra llengua. Son el refleixo de una traça de veyer las cosas y d’imachinar-se-las. Pa que tos feigaz una ideya a l’aragonés n’hi hai 5 traças de dir “res”: Mica, brenca, garra, res, gota. La chen dice qu’ ixo ye perque n’habeba tanta pobreza que caleba distinguir-la. Ixas palabras no son traduccións, son l’historia d’un puesto. Pa entender-las del tot no ye prou con memorizar-las y saber quan tiens que fer-las servir, ye necesario que las feigas servir a diferents contextos y situacions y que las emparillones con adornos que las feigan cambiar, qu’el receptor comprenda lo que quies dir. Qu’ evolucione.

Tenim que tenir cllaro tamé que ye practico que n’hi haiga una llengua conoixida per to’l mundo y que mos aduye a adevantar a escala gllobal, pero ixo no resta a que con cada llengua que s’amorta s’amorte una miqueta de reyalidat. Creigo que los que tenim la suerte de contar con una llengua propia que refleixa el nuestro pensamiento y unos conceptos que no hi trobarem a atro puesto no podem dixar-la morir-se. El conoiximiento d’una no condiciona que pierdas el de la resta sino que facilita aprender-ne autras. ¿Per qué pues mos empecinam en espiazar-las? ¿Per qué no protechem la nuestra traça de conceptuar? Mai podrem arribar ta l’excelencia, mai arribarem a l’ orichinalidat si mos encuadramen una traça de veyer las cosas tan simplle. No podrem avançar si la creatividat se queda quieta, perque de la creayatividad naixen toz los adevantos que mos espientan enta debánt. L’aragonés no ye una llengua que s’amorte per la suya propia evolución, e una llengua qu’ está sen afogada per un home granizo. Un home granizo que mata per desidia a bella cosa con la que convive, a bella cosa que no’l llimita ni l’hi posa fronteras, sino que l’enriquece y con lo que, per tot lo qu’he dito caldría que convivir-se.

Najenda

 


Cada lengua, un trocito de realidad

Hace tiempo que estudié el funcionamiento del cerebro, o lo que más o menos se conoce de él y puedo asegurar que es un órgano fascinante. Entre todas sus cosas, me llamó mucho la atención dos zonas concretas que se denominan área de Broca y área de Wernicke. Desgraciadamente, todo lo que se conoce sobre sus funciones es por las privaciones que provoca su patología, es decir, un ictus en el área de Broca te provocará unas alteraciones relacionadas con su función. Sabemos que los estímulos visuales se procesan en el cogote porque la alteración de esa zona ocasiona ceguera.

Pues bien, una lesión en el área de Broca supondrá una patología denominada “afasia de Broca” esto es, podrás entender todo lo que te digan, pero cuando intentes hablar, no serás capaz de hilar las palabras ni de transmitirlas coherentemente, a pesar de tener todo el sistema necesario para articularlas intacto y en tu mente las ideas muy claras acerca de lo que quieres decir. Todo está correcto y sin embargo, las palabras no fluyen. Alucinante ¿no?. A partir del momento en el que comprendí esto, me planteé muchas veces acerca de las palabras y del lenguaje en general. ¿Qué son? ¿Cómo funcionan? ¿Cómo podemos usar un sistema tan complicado de sonidos en nombre de las abstracciones que realizamos en nuestras cabezas?. Las palabras no son, simplemente, ruidos ordenados. Son el reflejo de conceptos y percepciones. Las utilizamos para transmitir, de acuerdo, pero también las utilizamos para poder comprender nosotros mismos.

El ser humano es un animal con delirios de grandeza que no es capaz de imaginar más allá de aquello que conoce. Tantas vueltas le he dado a esto para llegar siempre al mismo sitio. No importa lo que hagas, al fin y al cabo solo eres un conjunto de cables que no puede salir de ahí. Pero lo que sí puede hacer es ampliar las fronteras. Me explico: cada vez que conoces algo nuevo, obtienes material para llegar más allá, para explotar la creatividad y superar los límites, que, sin embargo, nunca desaparecerán del todo. De esta forma el cine, la pintura, la literatura, los viajes o la música te muestran conceptos que siempre han estado ahí, pero en los que nunca has reparado ni has sido capaz de analizar. Del mismo modo actúa el lenguaje. No se puede expresar un concepto que no se conoce, aunque este exista. Cada vez que aprendemos una palabra, una construcción en un idioma que no es el que acostumbramos a utilizar, descubrimos nuevos conceptos de los que antes no nos habíamos percatado. Vivimos encuadrados en nuestras palabras y en nuestra sintaxis, pero es obvio que la forma de pensar no es la misma si escribes de arriba a abajo, de izquierda a derecha o al revés, si usas el alfabeto de letras únicas o tiras de silabarios, si declinas de 4 formas o de 6, por muy globalizado que esté el mundo. Cada idioma establece una base de pensamiento distinta, un ángulo de análisis de la realidad diferente. Con cada nuevo concepto aprendido tu imaginación se estira un poquito más y tu mente conoce ideas que hasta entonces ni siquiera había llegado a imaginar. Porque, aunque un vaso es un vaso y un plato es un plato, no caigamos en el simplismo de creer que las palabras en otro idioma son meras traducciones de las nuestras. Son el reflejo de una forma de ver las cosas, de conocer y de imaginar. Por poner un ejemplo, en aragonés hay cinco formas de decir “nada”. La gente dice que eso es porque había tanta pobreza que había que diferenciarla. Y esas palabras no se pueden traducir, porque son historia de un pueblo. Para llegar a comprenderlas del todo no basta con memorizarlas y saber cuándo las tienes que usar, es necesario que las uses. Que las uses en diferentes contextos y situaciones, que las acompañes de diversos adornos que las hagan cambiar, que sientas que la persona a la que se las estás lanzando comprende lo que le quieres decir. Que evolucione.

Por supuesto que es práctico que haya un idioma conocido por todo el mundo que nos facilite avanzar a nivel global, pero eso no quita que con cada lengua que se pierde se muere un trocito de realidad. Y creo que los que tenemos la suerte de contar con una propia que refleja nuestro pensamiento y unos conceptos que no encontraremos en otro lugar, no podemos dejarla morir. La lengua, como el arte, enriquece, abre la mente y te permite llegar más allá. El conocimiento de una en absoluto condiciona el de las demás, de hecho, lo facilita. ¿Por qué, entonces, nos empeñamos en destruirlas? ¿Por qué no protegemos nuestra manera de conceptuar? Nunca lograremos alcanzar la excelencia, nunca llegaremos a la originalidad si nos encuadramos en una visión tan simple. No se puede avanzar si la creatividad queda estanca, porque de la creatividad nacen todos los progresos que nos empujan hacia adelante. El aragonés no es una lengua que se esté muriendo por su propia evolución, es una lengua que está siendo estrangulada por un gigante. Un gigante que mata por desidia a algo con lo que coexiste, a algo que no lo limita, sino que lo enriquece y con lo que, por todo lo mencionado anteriormente, debería convivir.

Najenda

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s