La unión de la mayoría

D2EE8A1E-CC2F-4742-A2D6-D1011F50461D_cx0_cy8_cw0_mw1024_s_n_r1

El sistema de vida occidental se acaba, el desarrollo en el que estamos viviendo es insostenible, la población mundial se ha triplicado en un siglo, ¿cómo paramos? Si no paramos por la razón pararemos por la catástrofe y sin embargo no se reacciona. Tenemos líderes sin la visión suficiente para parar esto, sin ganas de parar lo que les beneficia, líderes al servicio de una economía que les beneficia y que aun así tampoco son capaces de parar.

Antes observábamos las necesidades y después la economía tenía que buscar con la técnica atender esas necesidades, hoy la ciencia desarrolla rápidamente nuevos productos, primero se crean los productos y luego se buscan las necesidades. La economía se alza como la ciencia de las ciencias, como el sacerdote contra el que no se puede rebatir, el que como poseedor de la verdad transmite la misma desde el altar, siendo la televisión el altar de la economía.

Donde los economistas hacen magia con los números y cuyas consecuencias son la justificación de esclavitud laboral a la que los medios de comunicación añaden la nota del miedo al poder supremo, en tiempos el infierno, a día de hoy te hacen sentir minúsculo y nuestra respuesta es el silencio.

No me da miedo el ruido del poder, no me dan miedo los tanques del poder, me da miedo el silencio del pueblo. El silencio del pueblo tiene muchas maneras de manifestare, los partidos políticos han sido colocados por el pueblo. Una inmensa mayoría de gente los sigue votando. Ahí es donde ganar, donde debemos llegar a la mayoría de la población, somos un 90% del pueblo dividido y enfrentado y donde ahonda el lenguaje de la derecha, debemos unirnos, para ganarlo hay que acercarse con un lenguaje distinto.

La unión de la mayoría se llama Declaración Universal de los Derechos Humanos, es la que nos iguala, es la bandera bajo la que cobijarse de las penurias del tiempo en que vivimos y bajo la que reaccionar, el preámbulo empieza así:

“Considerando que la libertad, la justicia y la paz en el mundo tienen por base el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana (…) el advenimiento de un mundo en que los seres humanos, liberados del temor y de la miseria (…) Considerando esencial que los derechos humanos sean protegidos por un régimen de Derecho, a fin de que el hombre no se vea compelido al supremo recurso de la rebelión contra la tiranía y la opresión…”

Reconoce una totalidad de derechos, al trabajo, a una remuneración equitativa, a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios; tiene asimismo derecho a los seguros en caso de desempleo, enfermedad, invalidez, viudez, vejez y otros casos de pérdida de sus medios de subsistencia por circunstancias independientes de su voluntad… A la educación…

Y finaliza:

Artículo 30 “Nada en la presente Declaración podrá interpretarse en el sentido de que confiere derecho alguno al Estado, a un grupo o a una persona, para emprender y desarrollar actividades o realizar actos tendientes a la supresión de cualquiera de los derechos y libertades proclamados en esta Declaración.”

El 27 de julio de 1977 la firmó el Estado Español así como todos los países de mundo, es lo que nos une a toda la raza humana, es nuestro sentido de la libertad.

El poder económico y el gobierno están fuera no sólo de la Declaración sino de la total legalidad, están fuera de la constitución, todos los días la violan. Las propuestas de banca pública, renta básica, educación pública son parte de esa legalidad que se ha incumplido.

En judo, en las artes orientales hay un principio fundamental y es que el luchador le devuelve la fuerza del otro contra él mismo, no nos situemos al margen de la legalidad, fuera de ella está la derecha, donde políticos y empresarios delinquen y están en la calle. De medios de comunicación que critican que a una infanta se les pueda tocar, ellos piensan que no hay razón, que no hay justicia, han tenido siglos gobernando, consideran normal robar, y cuando se les habla de Ley se ríen, pero cuando sepamos coger la Ley y devolvérsela será cuando ganemos, hay que convencer a la inmensa mayoría de la población, no nos sintamos más puretas o más revolucionarios, vamos a dar ejemplo para llevar la dignidad a los demás, la dignidad es lo que nos empuja a ser puros, a ser libres.

No podemos ir con la superioridad moral que ha identificado a la izquierda desde el inicio de la democracia. Sino desde la dignidad de un pueblo unido bajo la bandera de los derechos humanos contra aquellos indignos que nos han hecho perder la dignidad a base de vender nuestra soberanía en pos del capital, del FMI, del BCE, debemos ser la lluvia sobre el valle, que levanta el fresco olor del rocío, porque podrán cortar todas las flores, pero no podrán parar la primavera.

Siempre se ha dicho, “la exacerbación de los sistemas lleva al fin de los mismos”, esa exacerbación es palpable en el momento en el que choca directamente con nuestra dignidad, con los principios humanos más básicos, con el más mínimo sentido de solidaridad, en fin, con los derechos humanos, bandera inalienable de toda persona no corrompida por el dinero. Pero la exacerbación no sólo debe ser vista por quienes creemos verla, sino por la mayoría, entonces es cuando la exacerbación llevará al fin del sistema.

Antaño la mayoría vivía despreocupada y sólo la nobleza o la burguesía se rebelaban y era suficiente porque eran quienes tenían capacidad de hacer guerras y medios de copar el mensaje, nuestra manera de rebelarnos no es la guerra, no somos violentos, nuestra manera es el voto.

Debemos ser la maquinaria que haga llegar ese mensaje del sentido común a la población para construir un mundo sostenible, digno y justo.

Chorche Pueyo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s