Sillas 2.0

El conocimiento os hará libres”, afirmaba Sócrates en el siglo V a. C. Dos milenios más tarde, Johannes Gutenberg daba a luz a la imprenta moderna. Dicho invento no sólo expandió el alcance del pensamiento científico, o teórico, sino de todo pensamiento innovador, No sólo “Principia” de Isaac Newton o “Sidereus nuncius” de Galileo Galilei, también las tesis de Lutero, y otros tantos libros.

Tardó un tiempo en florecer la contraposición de ideas y el debate, pero sobre todo la reflexión de cuáles son los derechos de quienes son denominados como ciudadanos. No fue hasta 1789 cuando, tras una progresiva acumulacion de poder centralizado en el monarca, estalla la revolución francesa.

Y ya tenemos maduro un invento de libertad. Cualquiera, siempre y cuando tuviera los recursos para ello, podía publicar sus pensamientos y difundirlos. Comienza un periodo de permanente lucha (no siempre violenta, pero no siempre pacífica) por obtener unas cotas de derechos y libertades cada vez mayor. Habían pasado 300 años, y aún harían falta algunos siglos más para que se extendiera más allá de Europa.

En el año 1969, ARPANET (Advanced Research Projects Agency Network) transporta sus primeros paquetes, el primer paso hacia el Internet que conocemos hoy en día. Tardaría algunos años en que el impacto llegara a la sociedad de manera mayoritaria pero, al igual que había pasado con la imprenta, una crisis económica tras otra lleva a una situación similar: nos cuestionamos qué derechos tenemos, y si son salvaguardados por quienes nos gobiernan. Pero hay una grandísima diferencia, el coste para cada persona que quiera opinar, y generar pensamiento, es casi cero. El poder ya no tiene el monopolio de la propagación de pensamiento.

Es lógico concluir que Internet ha generado nuevos modelos democráticos por todo el mundo, y es seguro que muchos fracasarán. Pero pensemos en los tiempos. A la imprenta le costó 300 años generar un primer modelo democrático al que siguieron docenas, pero a Internet le ha costado apenas 50 años llegar a un punto de ebullición social, y esta vez a una escala no estatal, si no global. Por tanto, no es descabellado pensar que estos cambios de modelo de democracia representativa hacia algo nuevo están al caer.

Esto no quiere decir que los nuevos modelos vayan a basarse en Internet, o que vayan a ser modelos más igualitarios y justos. Sólo significa que tenemos la oportunidad de construirlo como nosotras queramos. En palabras del Subcomandante Marcos, “uno es tan pequeño como tanto miedo sienta y tan fuerte como el enemigo que elija”.

Alan Byron

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s